Únete aquí al Streaming de Adoración Eucarística continua, el 13 junio, desde las 8:30 am. Bloques de media hora emitidos desde diversos lugares de Chile, para reparar las consecuencias de los pecados de indiferencia a Dios y al prójimo.

Misión Fátima Chile, considerando la realidad espiritual que late en las diversas crisis que hoy asolan a la humanidad, se hace eco de lo que pide Dios a través de la Virgen. Así entonces junto a laicos y sacerdotes de diversos territorios de Chile —que han sido visitados por la Imagen de Nuestra Señora del Rosario de Fátima enviada desde Portugal— invitamos a los fieles de las diócesis y capillas de Adoración Eucarística del país a participar el próximo 13 de junio en una “Jornada Nacional de Reparación”, mediante Adoración Eucarística continua.

Únete por Streaming desde las 8:30 am, tal como señala a continuación el cuadro de horarios. Iniciaremos con una Eucaristía para luego emitir bloques de media hora de Adoración, desde diversos lugares de Chile, que reparen espiritualmente las consecuencias de los pecados de indiferencia a Dios y al prójimo. La celebración de cierre (18:00 a 19:00) se realizará con la Imagen de la Virgen de Fátima peregrina presente. 

HORARIO LUGAR DE ADORACIÓN STREAMING CELEBRANTE
8.30–9.00Eucaristía de inicioPortal personal de FacebookP. Juan Ignacio Ovalle
9.00–9.30RencaPortal personal de FacebookP. Juan Ignacio Ovalle
9.30–10.00ApoquindoYouTube de Regnum Christi ChileConsagradas Regnum Christi
10.00–10.30ÑuñoaPortal Facebook parroquialP. Carlos Cano
10.00–10.30IllapelEn proceso de infoP. Héctor Velásquez
10.30–11.00La CaleraFacebook Parroquia San JoséP. Claudio Ortiz
11.00–11.30IndependenciaEn proceso de infoP. Andrés Ariztía
11.00–11.30Los SaucesPortal Facebook parroquialP. José Manuel González
11.00–11.30LinaresYouTube diocesanoMons. Tomislav Koljatic
11.30–12.00VillarricaPortal Facebook diócesisP. Cristian Rivera
11.30–12.00PanguipulliPortal Facebook parroquialP. Alejandro Gutiérrez
11.30–12.00TalcaPortal Facebook parroquialP. Benjamín Ulloa
12.00–12.30Los ÁngelesFacebook CofradíaMons. Felipe Bacarezza
12.30–13.00MelipillaPortal Facebook catedralP. Víctor Fernández
13.00–13.30Puerto OctayPortal Facebook parroquialP. Walter González
13.00–13.30AntofagastaPortal Facebook catedralP. Marcelo Pizarro
13.00–13.30ChillánFacebook Radio El Buen PastorP. Héctor Bravo
13.30–14.00Las CondesPortal Facebook parroquialP. Pedro Pablo Garín
14.00–14.30IquiqueFacebook Obispado de IquiqueP. Guillermo Fajardo
14.30–15.00San BernardoPortal Facebook parroquialP. Patricio López
15.00–15.30Nueva ImperialPortal Facebook parroquialP. Eduardo Betancur
15.30–16.00AricaPortal Facebook parroquialP. Mario Maldonado
16.00–16.30ConcepciónYouTube de la ArquidiócesisMons. Fernando Chomalí
16.00–16.30CalamaPortal Facebook parroquialP. Rubén
16.00–16.30RancaguaPortal Facebook RumbosP. Héctor Pulgar, vicario
16.30–17.00TemucoFacebook Vicaría PastoralP. Ariel Valdéz
16.30–17.00SantiagoYouTube parroquialP. Luis Cerón
17.00–17.30San BernardoYouTube parroquialP. Ibrahim Drekha
17.00–17.30SantiagoPortal Facebook parroquialP. Yanusz Kazimierz
17.30–18.00Punta  ArenasFacebook Iglesia de MagallanesMons. Bernardo Bastres
17.30–18.00AncudYouTube del ObispadoP. Alex Gallardo
18.00–19.00SantiagoFacebook Live Misión Fátima ChileP. Danilo Almarza

Además —como un SIGNO REPARADOR, de amor a Dios en el prójimo— HAZ UNA DONACIÓN a la Cáritas de tu diócesis en la Campaña “Nadie Se Salva Solo” (Ingresa aquí para donar).

Si tu diócesis no figura con datos, dona a: 

Reparar Adorando

La petición de “reparación” es reiterada, medular, en los mensajes dados en Fátima. Así fue como el Ángel, en su primera aparición (primavera de 1916), pidió sacrificio y oración «en acto de reparación por los pecados con que (Dios) es ofendido». Luego en la tercera y última visita fue aún más explícito al enseñar el valor de la Adoración Eucarística como instancia de reparación.

Al respecto de ese momento, testimonia en sus Memorias la vidente Sor Lucía de Fátima:

“Dejando (el Ángel) el cáliz y la Hostia suspendidos en el aire, se postró por tierra y repitió tres veces la oración: «Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes con los que Él es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores.»

Luego, a lo largo de todas sus apariciones, será la Virgen de Fátima quien pida ofrecer en oración todo sacrificio «como acto de reparación por los pecados con que Dios es ofendido». El 13 de junio, durante la segunda aparición los tres niños ven en la «luz inmensa» que la Señora les comunica un corazón, que ellos comprenden es el «Inmaculado Corazón de María, ultrajado por los pecados de la humanidad, que quería reparación».

De forma explícita, en su siguiente aparición de julio, la Virgen de Fátima indicará un camino permanente de reparación: la devoción de los primeros sábados.

Reflexión de P. Carlos Cox para acompañar esta Jornada

“Vengan a mí todos los cansados y agobiados, y yo los aliviaré” (Mt 11,28).

Introducción

Esta Jornada de Adoración-Reparación-Renovación ocurre en un momento muy de Dios, muy providencial. Se une el caminar de la Virgen de Fátima, con el caminar de la Iglesia.

En el equipo de Misión Fátima Chile, luego de considerar la riqueza que aportan algunos pilares de los mensajes dados en Fátima. Nos pareció importante vivir juntos la ADORACION y REPARACIÓN ESTE sábado 13 de junio, aniversario de la segunda aparición.

Providencialmente, además, el domingo 14 de junio celebramos en Chile Corpus Christi. En este contexto adquiere mayor contenido eclesial esta “Jornada de Reparación” que tras nueve horas de continua Adoración de norte a sur de Chile, concluye con la Adoración Eucarística Solemne que se emitirá por Streaming desde el Monasterio de la Visitación en Santiago, el 13 de junio a las 18 horas.

Sentido de la Jornada

La Adoración es un tiempo de encuentro con Jesús Sacramentado para reparar la indiferencia frente a Dios y las consecuencias del pecado en la vida social.

Textos Motivadores para vivir esta Jornada

  • Sobre la indiferencia ante Dios.

“…Esta ‘unión íntima y vital con Dios puede ser olvidada, desconocida e incluso rechazada explícitamente por el hombre. Tales actitudes pueden tener orígenes muy diversos: la rebelión contra el mal en el mundo, la ignorancia o la indiferencia religiosas, los afanes del mundo y de las riquezas, el mal ejemplo de los creyentes, las corrientes del pensamiento hostiles a la religión, y finalmente esa actitud del hombre pecador que, por miedo, se oculta de Dios y huye ante su llamada.” (Catecismo # 29)

“La verdadera periferia existencial es donde Dios está ausente… Son personas que puede ser que estén físicamente cerca del ‘centro’ pero que están espiritualmente lejos.” (Papa Francisco, Asís, 4 octubre 2013)

  • Sobre las consecuencias sociales de la lejanía de Dios.

“…Así el pecado convierte a los hombres en cómplices unos de otros, hace reinar entre ellos la concupiscencia, la violencia y la injusticia. Los pecados provocan situaciones sociales e instituciones contrarias a la bondad divina. Las ‘estructuras de pecado´son expresión y efecto de los pecados personales. Inducen a sus víctimas a cometer a su vez el mal. En un sentido analógico constituyen un ‘pecado social’.” (Catecismo # 1869)

“El riesgo es que nos golpee un virus todavía peor, el del egoísmo indiferente, que se transmite al pensar que la vida mejora si me va mejor a mí, que todo irá bien si me va bien a mí. Se parte de esa idea y se sigue hasta llegar a seleccionar a las personas, descartar a los pobres e inmolar en el altar del progreso al que se queda atrás. (…) Pero esta pandemia nos recuerda que no hay diferencias ni fronteras entre los que sufren: todos somos frágiles, iguales y valiosos. Que lo que está pasando nos sacuda por dentro. Es tiempo de eliminar las desigualdades, de reparar la injusticia que mina de raíz la salud de toda la humanidad. Aprendamos de la primera comunidad cristiana, que se describe en el libro de los Hechos de los Apóstoles. Habían recibido misericordia y vivían con misericordia: «Los creyentes vivían todos unidos y tenían todo en común; vendían posesiones y bienes y los repartían entre todos, según la necesidad de cada uno» (Hch 2,44-45).” (Papa Francisco, Homilía, 19 abril 2020)

“…María Santísima ha venido a Fátima a denunciar los graves peligros que se ciernen sobre toda la humanidad. El ateísmo rampante de las sociedades totalitarias marxistas, así como el consumismo materialista de la sociedad del hombre masa, son denunciados, ambos, como graves impedimentos para el establecimiento del reino de Dios en la tierra” (Fatima faro de Luz. Prof. Américo López-Ortiz, Delegado Laico para Latinoamérica del Apostolado Mundial de Fátima Guadalajara, Jal.VII Reunión Nacional.Septiembre de 1991)